HUMILDAD SIN LIMITES

lunes, 21 de septiembre de 2009


Eran los 80, 1982 exactamente, el nuevo Cine Rex de portugalete se había puesto a la altura de los mejores cines del pueblo e incluso para mi gusto superado al hegemónico Cine Java. Por aquel tiempo de bonanza para las salas cinematográficas competían junto a estas dos otras tantas como Cine Mar, y Cinema Ideal. En este último completaría mi versión más friki viéndo seguidas las dos sesiones (aún existía la sesión continua o doble sesión) de la Guerra de las Galaxias. El otro, cuando llegaron los tiempos difíciles, se incendió oportuna y casualmente para cobrar el seguro y dar paso a la construcción de unos céntricos y carísimos pisos.
Unos jóvenes, entre los que me encontraba, acuden al estreno de una película: Cristal Oscuro.
En ese momento no había cosas tan "curradas" como "El señor de los anillos", pero posteriormente me enteré de que con el tiempo, "Dark Cristal" se había convertido en una película de culto del cine fantástico, y me gustaría reivindicarla desde aquí. Estaba claro que no era una película infantil desde luego, y a mí me dejó una grata impresión la minuciosa producción y el elaborado guión que venía acompañado de personajes y escenarios cuidadísimos.
El afamado Jim Henson daba el salto desde los televisivos teleñecos al cine con una película épica en la que los protagonistas eran marionetas diseñadas y dirigidas por él.
Hay concretamente una secuencia, la del emperador postrado agonizante en la cama, que supuso un antes y un después en la cuadrilla y que nunca olvidaré.
Los miembros más poderosos de la malvada y predominante casta Skeksses rodean su cama sedientos de poder cuando el más atrevido de ellos intenta sigilosamente arrebatar el cetro que yacía junto al aún emperador. De repente, el monarca despierta en un arranque de furia coge el bastón de mando y grita:
- ¡¡¡Míoooooooooo...!!!
La escena se me quedó grabada por lo gracioso, como se apartan aterrados, y la apariencia de buitres y enorme avaricia de estos personajes hizo el resto. Había nacido el nombre para bautizar adecuadamente a la cuadrilla:
LOS BUITRES. Un pequeño homenaje a la película.

MEMORABLE E IMPRESCINDIBLE.
http://es.wikipedia.org/wiki/The_Dark_Crystal

2 comentarios:

Bruno Pekín dijo...

Guau, qué tiempos¡ En una cosa disiento: aún siendo un gran cine, el Rex nunca pudo superar la suntuosidad del Java, ni su sonido, no sus cinco capas de cortinas, cortinillas y cortinones. El Cine Mar, en efecto, quedó dejado de la mano de Dios hasta que llegó el incendio, con lo que el Ayuntamiento, y todo un pueblo, perdió una magnífica oportunidad de tener un centro de espectáculos cojonudo (como lo es el Serantes en Santurce). Ayyyyy, qué pena de villa jarrillera, cuántas oportunidades perdidas hasta llegar a la nada de hoy. Con lo que fué...Difícil ver nada igual: desde el puto cubo de ibarrola hasta lo que han hecho en San Roque (que a mí me parece un macrotanatorio), es de juzgado de guardia.
La casta de los skesses y la escena del cetro nos aguardaban un poco más tarde, en la llamada "vida profesional". Manda cojones....

Joseba Lafuente dijo...

Hombre Bruno, es que a mí lo suntuoso... ten en cuenta que vivía en el Bronx de Portugalete (véase Buenavista, a pesar de mis gafas)
Las cortinas eran más del gusto de mi madre, y en cuanto a lo del sonido no me hagas mucho caso, acabé medio sordo por culpa de los gritos de algún cantante que no voy a citar...
Pero eso sí que sí, en el ámbito laboral mucho buitre sí que hay sí, pero estos no salen en cuadrilla...

Videando

Loading...